Cada piedra o cristal es un portador de la energía Divina, en sus diferentes formas.

Colores y vibraciones nos regalan la posibilidad de transformarnos y crecer hacia nuestros potenciales más elevados.